¿Cómo preparar la mejor barbacoa para tus amigos?

Llegada la época estival, las barbacoas son uno de los eventos más aclamados. Buscando el espacio libre y la reunión con amigos, los jardines, fincas y parcelas se convierten en el centro de unión para reencontrarse.

Sin embargo, aunque la comida pueda ser una mera excusa, acaba transformándose en la auténtica protagonista.

La barbacoa es un arte culinario que lleva practicándose siglos y siglos, no en vano fue el primer método de cocción que utilizó el ser humano. Nada más inventarse el fuego buscó la forma de alimentarse de otro modo que no fuera con alimentos crudos.

Y aunque parezca una técnica sencilla, es necesario cumplir una serie de normas, seguir unos determinados pasos y llevar a cabo algunos trucos que nos vendrán muy bien para que la barbacoa sea todo un éxito ¿Te animas?

Paso a paso para preparar la mejor barbacoa

Diseñar el menú

Lo primero que debemos hacer es diseñar el menú que vamos a presentar y el tipo de alimentos que vamos a cocinar en nuestra barbacoa. A menudo se nos olvida que, más allá de las carnes, que son las más típicas, también se pueden cocinar otro tipo de alimentos como las verduras o los pescados. Así que el menú ideal sería una variedad de todos.

Sin embargo, mezclar pescado y carne en la misma parrilla no suele ser lo más adecuado, a no ser que una vez cocinados uno de ellos, limpiemos bien la parrilla. Lo que sí son perfectas son las verduras. Indispensables, ligeras y que dan un toque especial a nuestros platos. No las olvides.

A la hora de hacer la lista de la compra, y con el fin de no excederte ni quedarte corto, puedes calcular por comensal de la siguiente manera: 200 gramos de entrantes (chorizos, salchichas, panceta, pinchos…) y 200 gramos de carne magra (chuletas, muslos de pollo, hamburguesas, alitas, costillas…). 

Cómo preparar la mejor barbacoa

Busca un lugar seguro

A no ser que tengas una barbacoa de piedra, especial para cocinar y que se encuentre bien protegida, lo normal es contar con una portátil que podemos colocar en cualquier sitio.

Sin embargo, no todos los sitios son adecuados. Tenemos que buscar una base sólida, a ser posible de piedra, con el fin de evitar cualquier peligro al saltar una chispa.

temperatura para asar carne al carbon

Ten preparados los instrumentos necesarios

El elemento principal de la barbacoa es la parrilla, por eso debemos conseguir aquella que nos dé las mejores garantías. Debe ser firme, segura y fácil de limpiar. No importa que nos gastemos un poco más en ella porque es uno de los enseres que más durará en el tiempo.

Eso sí, asegúrate que esté bien limpia antes de ponerte a cocinar, sin darte cuenta, pueden haber quedado restos de las barbacoas anteriores. Mejor dedicarle un poco de tiempo para revisar su limpieza.

El resto de instrumentos van a elección de cada uno, pero el que no debe faltar, especialmente por seguridad y comodidad, son unas buenas pinzas para poder manipular los alimentos durante la cocción.

Tipos de parrilla de gas

Elige el mejor combustible

Si quieres que tu barbacoa sea totalmente auténtica y con ese sabor característico que da la cocina natural, lo mejor es elegir la leña o el carbón. Olvídate de otros combustibles como el gas butano, que puede que sea muy cómodo y más rápido, pero no tienen nada que ver con una barbacoa tradicional.

El más habitual, por comodidad y rapidez, es el carbón. Sin embargo, no todos los carbones son iguales, es importante saber escoger el mejor. Según los expertos, el carbón de encina está muy bien y, además, es sencillo de encontrar en los supermercados. Aunque si ya quieres subir de nivel recomiendan el quebracho premium o el marabú cubano.

Si has elegido cocinar con leña, debes saber que tarda más tiempo en crear brasas, a no ser que utilices sarmientos o leña de vides. La combustión es más rápida, pero también su duración es menor. Una buena idea es hacer una mezcla de carbón y sarmientos.

Cómo usar un encendedor de chimenea de carbón

Encendido de la barbacoa

Suele ser el momento más delicado y el que requiere la mayor atención, pues de ahí dependerá el éxito posterior. Así que lo mejor es tomarlo con paciencia y no desesperarse.

Lo primero que tenemos que hacer es colocar suficiente cantidad de carbón o leña para asegurarnos que vamos a tener combustible para todo el proceso. No es conveniente quedarnos cortos y tener que añadir a mitad de cocción, esto ralentizará el proceso y, por lo tanto, aburrirá a nuestros invitados.

También te puede interesar: ¿Cómo utilizar una chimenea de encendido para carbón?

Una vez has colocado el carbón o la leña en el espacio correspondiente vamos a encenderlo, podemos ayudarnos con algunas ramas o piñas secas para que prenda más rápido. No es conveniente usar las famosas pastillas de encendido que, además de no ser muy sanas, sueltan un olor muy desagradable.

Ya tenemos la hoguera preparada y las llamas haciendo su función. Ahora toca esperar hasta que las llamas desaparezcan y el carbón o la leña se hayan convertido en brasas, con ese tono entre rojo y gris tan característico.

Existe un truco muy curioso para saber si las brasas ya están preparadas para cocinar. Se trata de colocar la palma de la mano sobre la parrilla, a una distancia de 10 o 12 centímetros. Si puedes aguantar el calor durante 7 segundos es que ya están preparadas. Si, por el contrario, puedes aguantar mucho más, quizás sea el momento de avivar el fuego porque se está apagando.

prender carbon con papel y aceite

Preparación de los alimentos

Mientras se van preparando las brasas, que dependen del tipo de combustible que hayamos preparado, vamos a ir preparando los alimentos que vamos a servir a nuestros invitados. 

Hay sitios donde venden carnes listas para barbacoa, para que solo tengas que preocuparte de hacer unas buenas ascuas, pero algo esencial es que debemos tener la carne a temperatura ambiente, por lo tanto, las sacaremos del frigorífico con antelación. 

En cuanto a las verduras, mejor las vamos cortando según se vayan incorporando a la parrilla, hay algunas que se oxidan una vez las hemos partido, ofreciendo un aspecto sucio, como enmohecido. Sin embargo, y por aquello de aprovechar más el tiempo, podemos cortarlas con anterioridad y tenerlas sumergidas con agua y un poco de sal, así evitaremos la oxidación.

Limpiar una parrilla oxidada

Respetar el orden para el cocinado según el tiempo de cocción

No todas las carnes se cocinan igual ni, por supuesto, necesitan el mismo tiempo para la cocción. Así que lo mejor será llevar un orden con el fin de poder disfrutar de todas ellas, sin que unas queden excesivamente frías mientras esperamos las siguientes.

Primero se deben cocinar las piezas más pequeñas y que contienen más grasa. Chorizos, morcilla, panceta o pinchos morunos, que podemos ir tomando como entrante. Aquí podemos aprovechar para incluir alguna verdura ya que se hacen rápido.

En segundo lugar, podemos poner el pollo que es el que más tarda en hacerse, especialmente si son muslos, contramuslos o alas.

En último lugar, el cordero y la ternera, que deben hacerse poco y, por lo tanto, necesitan menos tiempo para que estén en su punto.

¿Qué es una barbacoa de gas y por qué son tan populares_

Tiempos de cocción para cada clase de alimentos

  • Verduras. Lo mejor es prepararlas junto a las primeras piezas de carne, pueden ser mientras se hacen los entrantes. Un truco para que queden más sabrosas y tiernas es untarlas con un poquito de aceite antes de ponerlas en la parrilla.
  • Cerdo. Suele ser la carne más habitual que se consume en las barbacoas, especialmente en forma de embutido. Para que queden bien hechas, tanto por dentro como por fuera, bastará con 10 minutos por cada lado. Sin embargo, es importante vigilar el fuego, no es lo mismo un trozo de panceta, que un chorizo o una chuleta, depende del grosor necesitará más o menos exposición al fuego.
  • Pollo. Si puedes escoger las piezas de pollo que más jugosas quedan en la barbacoa son los muslos, contramuslos y alas. Aunque la pechuga tiene muy buena fama, en las brasas queda terriblemente seca, mejor evitarla. Un pequeño truco para que el pollo quede más gustoso es marinarlo antes. Un poquito de aceite, ajo y perejil picado, o cualquier salsa tipo barbacoa, hace que resulte toda una delicia. Como el cerdo con 10 minutos por cada lado será suficiente.
  • Cordero. Las chuletas de cordero suelen ser las reinas de las barbacoas, además si el fuego está en su punto, bastará con 5 minutos por cada lado para que queden crujientes y sabrosas. De ahí que, para disfrutarlas calientes, las dejemos en el último lugar.
  • Ternera. Es otra de las grandes carnes que triunfan en las mejores barbacoas. Podemos tomarla en chuletón, entrecot o hamburguesa. Además, es de las que tiene seguidores de cocción para todos los gustos. Casi cruda o muy hecha. Así que el tiempo variará según los invitados, de 2 a 5 minutos por cada lado.

La organización de las brasas

Suele ocurrir que una vez que hemos conseguido las brasas nos relajamos y centramos nuestra atención en organizar el ritmo de las parrilladas. Sin embargo, podemos sacarle mucho más partido si vamos organizando las brasas

Existen dos métodos para organizar las brasas, y estos dependen del tiempo del que dispongamos. Uno se llama el directo y consiste en tener todas las brasas agrupadas en el centro o en la zona que ocupa la parrilla. El otro es el indirecto, es decir, dejando las brasas a los lados de la parrilla. De esta forma, la cocción será más lenta, pero se podrán cocinar alimentos a los que no estamos acostumbrados, como piezas enteras de carne: un pollo, un costillar o una pierna de cordero.

En cualquiera de los casos es importante que tengas siempre un atizador a mano para organizar las brasas según te convenga. De igual modo te será muy útil para apartar aquellas que han podido generar llamas, o las otras que se han apagado definitivamente.

Pequeños trucos para una gran barbacoa

  • No marear las piezas, ni de carne, ni de pescado, ni de verdura. Es uno de los grandes fallos que suceden en las barbacoas. La idea es darle solo una vuelta, de esta forma quedarán mucho más jugosas y en su punto. Si no estamos seguros del tiempo que ha transcurrido, podemos comprobarlo y seguir, en el caso de que no esté a nuestro gusto. 
  • La sal siempre al final. Otra de las malas costumbres es salar las piezas de carne antes de ponerlas en la parrilla. Esto provoca que la carne suelte todos sus jugos y, por lo tanto, quede muy seca. Hacerlo al final además tiene otras ventajas, cada uno pondrá la cantidad de sal que necesite o guste.
  • Sal para apagar las llamas. Suele ocurrir, especialmente cuando estamos cocinando chorizos, morcillas o panceta, que algunas brasas vuelvan a tomar fuerza y emitan llama, algo que no nos interesa, ya que puede quemar la pieza de carne. Además de apartarla con el atizador, el mejor truco es echarle un poco de sal, y así la llama quedará totalmente apagada. 
  • Un toque de sabor especial. Si quieres dar un toque extra de sabor a las carnes de tu barbacoa, puedes añadir unas ramas de hierbas aromáticas en los laterales de la parrilla. Romero o tomillo son las más apetecibles. De la misma manera puedes preparar un adobo con anterioridad y mantener las piezas maceradas antes de ponerlas a cocinar.

Diviértete y sé un buen anfitrión

Las barbacoas son ese evento mágico y especial en el que el centro de unión es una buena comida. Pero lo será mucho más si la sabemos compartir con las buenas amistades. Por eso no es de extrañar que se hayan convertido en las reinas del verano.

Si tienes posibilidades, un lugar adecuado y has decidido obsequiar a tus amigos con una barbacoa, ya te hemos dado consejos suficientes como para que el menú salga perfecto. El siguiente paso será que lo disfrutes como mereces y merecen

No te olvides de, aun estando pendiente del fuego en todo momento, entablar conversaciones, estrechar lazos y pedir opinión sobre los gustos y deseos de cada cual. Estar atento y solícito hace que tus invitados se sientan cómodos y receptivos. Porque no todo es llenar el estómago en una buena barbacoa, también lo es llenar el espíritu de buenas emociones

Mitad brasileño - mitad ecuatoriano. Amante de los asados, del surf y la fotografía. Cocinero empírico. Constantemente estoy aprendiendo y compartiendo mis conocimientos en este blog.