¿Cómo limpiar una parrilla oxidada?

No hay nada peor que abrir la tapa de la parrilla y descubrir un bosque de óxido rojo. No es higiénico, no es apetitoso y realmente no es bueno para la parrilla.

La buena noticia es que deshacerse del óxido es relativamente fácil y se puede hacer con solo unos pocos artículos para el hogar.

A continuación te explicaré cómo limpiar una parrilla oxidada.

Mira también: Razones para utilizar una parrilla eléctrica

Método infalible para limpiar una parrilla oxidada

La forma más fácil de limpiar una parrilla oxidada es usar sal y vinagre. Para el proceso necesitarás:

  • 1 taza de sal de mesa común
  • 2 tazas de vinagre blanco
  • 1 bolsa de basura resistente
  • Trapos desechables

Las cantidades dadas de sal y vinagre son para limpiar una rejilla de parrilla razonablemente estándar, por lo que si hay más de una, simplemente agrega las mismas cantidades nuevamente por cada rejilla adicional.

Vinagre para limpiar parrilla

¿Cómo limpiar tu parrilla con sal y vinagre?

1. Mezcla una taza de sal con dos tazas de vinagre

Lo primero que hay que hacer es mezclar la sal con el vinagre. La sal aumentará la acidez natural del vinagre hasta el punto en que pueda disolver el metal ya oxidado, pero no dañará el metal de alrededor ni debajo.

La sal también actúa como abrasivo a la hora de empezar a fregar.

2. Coloca las rejillas en una bolsa de basura

Deberás remojar las rejillas oxidadas durante la noche. Aquí es donde entra en juego la bolsa de basura de alta resistencia.

Duplica las bolsas de basura si una no es lo suficientemente fuerte. No querrás que una mezcla de sal, vinagre y óxido disuelto se filtre por todas partes.

3. Agrega la mezcla de vinagre a la bolsa

Una vez que las rejillas estén en la bolsa, vierte la mezcla de vinagre y sal y agítalo para asegurarte de que cubra todas las rejillas.

4. Deja remojando durante la noche

Querrás mantener la mayor cantidad posible de la mezcla de sal y vinagre con tu parrilla oxidada, así que busca un lugar para colocar la bolsa en forma plana y déjela en remojo durante la noche.

5. Retira el óxido restante con un trapo viejo

La mezcla de sal y vinagre habrá hecho su trabajo durante la noche y habrá disuelto la mayor parte del óxido, pero deberás fregar bien la rejilla de la parrilla con unos trapos.

No olvides usar la sal sobrante para que actúe como abrasivo y ayude a mover el óxido restante.

Dependiendo de qué tan oxidada esté tu parrilla, puede que te tome algunos viajes a través del baño de sal y vinagre para deshacerse del oxido completamente.

Otros métodos para limpiar una parrilla oxidada

Si la sal y el vinagre no son una opción para ti, existen otros métodos que puedes usar para deshacerte del oxido en tu parrilla:

Agua y jabón

Si solo tienes unas pocas manchas de óxido muy pequeñas y deseas que tu parrilla funcione lo antes posible, puedes usar jabón, agua y esfuerzo.

Un cepillo de nailon de cerdas duras será la mejor herramienta en tu arsenal porque es lo suficientemente rígido para mover el óxido, pero no dañará la rejilla de la parrilla como lo haría un cepillo de alambre o de latón.

Jugo de limón y detergente en polvo

El jugo de limón y el detergente en polvo funcionan de la misma manera que la sal y el vinagre, creando una solución ácida que disuelve el óxido.

Es un poco menos efectivo que la sal y el vinagre, además de que el jugo de limón puede hacer que las cosas se vuelvan un poco pegajosas. Pero funciona muy bien en las pequeñas manchas de óxido.

Vinagre y bicarbonato de sodio

Si tienes manchas de óxido en lugares difíciles de fregar, puedes eliminarlas haciendo una pasta de vinagre blanco y bicarbonato de sodio.

Mezcla una proporción de 2 a 1 de bicarbonato de sodio y vinagre en una pasta espesa y aplícala rápidamente.

El ácido en el vinagre devorará el óxido, mientras que el bicarbonato de sodio reaccionará con el ácido, lo que hará que se forme espuma y ayudará a que penetre en los huecos.

Eliminadores de óxido seguros

Hay muchos productos químicos para eliminar el óxido en el mercado, pero desafortunadamente muchos de ellos usan productos químicos algo peligrosos. Y como estás limpiando un aparato de cocina, querrás buscar algo que sea seguro y no tóxico.

Las marcas como Evapo-Rust y Rust Remover son a base de agua, no son tóxicas y, en el caso de Evapo-Rust, son biodegradables, por lo que son seguras para usar en la parrilla.

Cómo limpiar una parrilla oxidada

Consejos para evitar la acumulación de oxido en la parrilla

La mejor manera de deshacerse del óxido es evitando que se acumule. Te dejo aquí algunos consejos para que te asegures de que tus rejillas no se oxiden cuando no estén en uso:

Limpia tu parrilla directamente después de cada uso

Sabemos que es un fastidio, pero limpiar la grasa y los alimentos quemados de la parrilla inmediatamente después de usarla es higiénico y una excelente manera de prevenir la formación de óxido.

Si tienes una parrilla de acero inoxidable, evita usar un cepillo de alambre para limpiarla, ya que esto quitará el revestimiento del acero y lo dejará vulnerable a la corrosión.

Mira también: Utensilios básicos para asados o parrillas

Engrasa las rejillas de hierro fundido

Las rejillas de una parrilla de hierro fundido necesitan lubricación, al igual que los sartenes de hierro fundido.

Compra rejiillas de cerámica

Las rejillas de parrilla recubiertas de cerámica no solo son antiadherentes, sino que el recubrimiento también mantienen el agua fuera del metal debajo, evitando que se oxide.

Usa una cubierta resistente a la intemperie

Mantener el agua fuera de la parrilla o barbacoa es primordial para evitar la oxidación. Invertir en una cubierta resistente a la intemperie te ahorrará mucho tiempo, dinero y limpieza posterior.

Limpiar una parrilla oxidada

Mitad brasileño - mitad ecuatoriano. Amante de los asados, del surf y la fotografía. Cocinero empírico. Constantemente estoy aprendiendo y compartiendo mis conocimientos en este blog.